Revista del Centro Argentino de Meteorólogos, editada  desde 1970. Integra el Núcleo Básico de Revistas Científicas Argentinas desde 2005, publicando trabajos relacionados con las ciencias de la atmósfera y oceanografía.

Numero de Registro de Propiedad Intelectual: RL-2019-73243023-APN-DNDA#MJ

ISSN 1850-468X

ESTUDIO EXPLORATORIO DE FORZANTES DE LA VARIABILIDAD EN BAJA FRECUENCIA DE LA PRECIPITACION EN EL CHACO, ARGENTINA

Santiago I. Huratdo, Eduardo A. Agosta y Alejandro Godoy

Facultad de Ciencias Astronómicas y Geofísicas de la UNLP, Argentina
CONICET, Argentina
Servicio Meteorológico Nacional, Argentina

Manuscrito recibido el 12 de junio de 2018, en su versión final el 31 de octubre de 2018

RESUMEN

La provincia del Chaco, Argentina, se encuentra en una región de gran gradiente zonal de precipitación media anual, más húmeda al este y menos al oeste. La actividad agrícola-ganadera en el este de la provincia se ve afectada por la variabilidad de la precipitación. En la región del Impenetrable, en el oeste de la provincia, los períodos secos dificultan el acceso al agua potable. En el presente trabajo se estudian las variaciones espacio-temporales de la precipitación en escala interanual en el período 1955-2010. Se encuentra que el ciclo anual medio puede describirse mediante una fase seca, de mayo a septiembre, y una húmeda, de octubre a abril, que explican cerca del 80 % del acumulado total anual. La clasificación espacial de estaciones, según el comportamiento mensual del ciclo anual medio a través de análisis de componentes principales, permite definir 4 subregiones distinguibles en la provincia: la subregión I, en el este, la subregión II, en el oeste, la subregión III, en el centro-norte, y la subregión IV, en el centro-sur. Se estudió el acumulado en la fase húmeda para las subregiones I y II mediante series de precipitación convenientemente diseñadas. Se estudiaron las subregiones I y II debido a que son las subregiones que se encuentran en los extremos del gradiente de precipitación; la subregión I es la más húmeda y más importante económicamente, y la subregión II es la más seca y más afectada por la escasez del recurso hídrico. La exploración de forzantes del sistema climático indica que la precipitación acumulada en la fase húmeda está modulada por el fenómeno ENOS, así como también por circulaciones regionales anómalas que incrementan el transporte de aire cálido y húmedo desde el norte.